Viajar, escribir, ir al reencuentro de ideas y de culturas diferentes; esto es lo que me hace avanzar.

Photo Anne-Laure MonfretConsultora en gestión, he vivido ocho años en Shanghai, el tiempo necesario para vivir experiencias decisivas y atarme a este lugar. Llevada por la fuerza y la energia devorantes de esta ciudad, me lancé a escribir mi primer libro, «Como no hacer perder la cara a un chino». Theodore Roosevelt dijo, «haz lo que puedas, con lo que eres y allá donde estés». Eso mismo fue lo que hice.

Tras una breve etapa en Barcelona, me marché a Nueva York. Allí, al igual que en Shanghai, encontré la energía necesaria para un nuevo proyecto creativo: la idea que todo es posible — con un poco de paciencia y mucho trabajo. Pianista aficionada y apasionada por la música, comencé el aprendizaje de un nuevo instrumento, el erhu, el violín chino de dos cuerdas. La música es para mí, sin ninguna duda, la herramienta más bella para llegar a acercar y comprender las diferentes culturas. No necesita explicación, sólo hay que tocar y escuchar.

Ahora estoy en Francia, en Lyon, donde encuentro una misma alegría que en China: dedicar tiempo en conocerse mejor, alrededor de una mesa y una copa de vino.

« Para amar un país, hay que comerlo, beberlo y oírlo cantar. » (Michel Déon) Todo esta dicho.

De ahí surge mi impulso para escribir una novela.

Vuelvo regularmente a China a impartir conferencias en escuelas de comerico internacionales, universidades y cámaras de comercio (francesa, europea, americana, canadiense, española…). Aprovecho estas ricas visitas para profundizar en la investigación de mi nuevo libro.

Estos viajes y reencuentros me han animado para pensar "outside the box" abandonando prejuicios y estereotipos. Yo les invito a seguir el mismo camino.

« Tus pies te llevarán allá donde se encuentra tu corazón » Sabiduria china.